Moliendo café

Cuando la tarde languidece y renacen las sombras
y en la quietud los cafetales vuelven a sentir
esa triste canción de amor de la vieja molienda
que en el letargo de la noche parece decir

Una pena de amor una tristeza
lleva el zambo Manuel en su amargura
pasa incansable la noche moliendo café

Autor: Hugo Blanco

Anuncios